HASTA SEPTIEMBRE

feibus_0001
Ya lo ven: se me llevan a reponer fuerzas a la montaña, que después de tanto tiempo intentando desasnarles, bien merecido lo tengo. En septiembre regreso con ustedes a proseguir incansable mi labor, les prometo que más diligentemente que en estos últimos tiempos, que les tengo medio abandonados… ¡¡No falten, que pasaré lista!! 

PEPITO RAYO CONTRA FLASH GORDON

 

pepito_0002

Hay que ver lo gagá que un anciano como yo puede llegar a estar: tantos años recibiéndoles en esta casa y todavía no había asomado por aquí una de las más colosales GRANDES PERSONAS CON BIGOTE que haya hollado la península ibérica, el gran JUAN GARCÍA IRANZO, inmortal creador de tebeos, estilista preciso, sabio narrador en imágenes y cachondo expresionista avant la lettre. Hoy se corrige este error trayéndoles a una de sus criaturas menos conocidas, el piloto interplanetario Pepito Rayo.

pepito_0001pepito_0011pepito_0010

pepito_0016

pepito_0005pepito_0006

Aunque El Cachorro (1951) sea su obra más conocida -entre los pocos de ustedes que recuerden aquel Caribe esperpéntico y desmesurado- y Kosman (1960) su creación más genial, no se queda atrás este Flash Gordon de opereta y subdesarrollo que responde al castizo nombre de Pepito Rayo. Llegado a la Luna y tras lidiar en el circo un Cerdo-Toro que riega por doquier sus ricos frutos, casa Pepito con Nina, la soberana, que sin lazo matrimonial previo no podía la censura aprobar entre ambos una convivencia prolongada. Concluida la ceremonia, toca recorrer el universo en busca de jarana, como corresponde a cualquier aventurero sideral que se precie.

pepito_0003pepito_0004

pepito_0012

pepito_0007

Nadie se engañe por el trazo humorístico del autor, presente igualmente en sus historietas más realistas: Pepito Rayo es canónico émulo de Flash Gordon, y como tal enfrenta seres híbridos -hombres martillo, hombres clavo u hombres gorila-, monstruos de toda laya, reinas espaciales con ganas de fiesta y tiranos de sospechoso mostacho recortado. Pura fantasía de hambre y ensueño, aparecida en modestísimos cuadernos hacia 1946, tan fresca y lozana hoy como entonces, por más que nuestra congénita desmemoria se empeñe en sostener lo contrario…

pepito_0008

pepito_0009

pepito_0014

pepito_0015

Eligiendo al Rey de España

Su Abuelito, siempre preocupado por la actualidad, propone para salvar a la patria una solución de aquellas intermedias de café para todos que tan buen resultado suelen dar. Ni Borbones ni repúblicas: elijan ustedes mismos cuál quieren que sea el Nuevo Rey de España. Yo me limito a traerles una serie de candidatos de sangre azul, todos ellos jóvenes aunque sobradamente preparados. Y sin duda alguna harto más alegres y coloridos que cualquiera de los que salen en los telediarios.

Busque, compare… y si encuentra algo mejor, vótelo!

reyes pulp_00081.- El Rey Cobra: Hipster, como dicen ustedes.

reyes pulp_00062.- El Rey de los Aventureros: indudables capacidades, excelente actitud.

 reyes pulp_00073.- El Rey de los Detectives: clase y tradición.

reyes pulp_00014.- El Rey de los Boxeadores: juventud y contundencia.

reyes pulp_00025.- La Reina del Antártico: gran cazadora de paquidermos prehistóricos.

reyes pulp_0005

6.- El Rey de los Mares: experimentado y decidido, qué diantre!

reyes pulp_00047.- El Rey Zulú: exotismo y fotogenia.

reyes pulp_0003

8.- El Rey de los Osos: dignidad y prosapia, colosal saber estar.

¡¡Reflexionen y emitan su voto, nietales, España entera les está aguardando!!

 

Ocho razones irrefutables para adquirir el nuevo 2000Maníacos

0000_0001Porque cuando un fanzine conquista la fidelidad de sus lectores durante 25 años seguiditos sin interrupción, sería el colmo de la presunción suponer que todos ellos están equivocados!!

0000_0008

 Porque muestra un entusiasmo, una devoción y una enjundia muy superiores a las ya considerables exhibidas desde su primer día, demostrando número a número que sigue habiendo cosas nuevas bajo el sol!

 0000_0005

Porque ninguna publicación en el mundo concentra tal derroche de cuchipunes, colorines, estrellitas y delirios gráficos por página… eso sin hablar de los contenidos!

0000_0003

 Porque forma parte del fandom más viejuno del mundo exhibiendo orgulloso sus canas y sus arrugas… lo que para el Abuelito no puede resultar más sexy!

 0000_0009

Porque prescinde alegremente de esa esclava convención denominada “actualidad”, aspirando de ese modo a la eternidad!

 0000_0007

Porque es la única revista de cine fantástico del mundo que cuenta con un corresponsal en Islamabad.

 0000_0006

Porque cuando después de cuarenta y cinco números publicados parecía estar todo dicho los contenidos se renuevan de arriba abajo descubriendo universos fílmicos enteros feraces e inexplorados: la nueva serie B de tiburones y monstruitos, el cine gore pakistaní o los más recónditos secretos del eurotrash.   

 0000_0004

Porque allí nació a la vida pública el Abuelito, y desde aquella tribuna sigue su cruzada de desasnamiento mental hablándoles de filmes locuelos de los años treinta o películas protagonizadas por hermanas siamesas, entre otra pléyade de prodigios semejantes.

 0000_0002

¿A qué esperan para hacerse con él? ¡¡Visiten el facebook 2000Maníacos y aparendan allí como hacerse con él!! ¡¡Ya están tardando!!  

Pascual Enguídanos en el Espacio

barton_0009

Hubo un tiempo, décadas hace, en que los españoles iban al espacio exterior cada dos por tres. Cohetes, extraterrestres, escafandras y razas ignotas eran moneda corriente en las calles de Madrid, Valencia o cualquier otra urbe de la Piel de Toro. A poco más de peseta salían los viajes que con frecuencia semanal se desplazaban a los más remotos rincones del cosmos, antes de que fantasías foráneas acabaran con nuestras particulares líneas aéreas galácticas. Del kiosco al cielo fue su lema.

barton_0001

barton_0002

barton_0011

barton_0005

Una de las más afamadas bases espaciales era dirigida desde el Levante español por don Pascual Enguídanos, más conocido en el siglo como George H. White. Viajero incansable, sus exploraciones de lugares y tiempo futuros son recordadas incluso hoy. Los Aznar, incómodo apellido, le acompañaron en sus periplo más conocido, mas no fueron los únicos: años más tarde se unía a ellos Fredy Barton el Audaz, que visita hoy esta casa. Era el año de gracia de 1959.

barton_0003barton_0006

barton_0007

Fredy, junto a su novia y un señor con bigote calvo y regordete, visitó galaxias diversas, siempre a la contra de los seres que con por allí topaba: robots humanos, cabezones de orejas puntiagudas, marcianos malas pulgas o amazonas diversas, habitantes de raigambre literaria, que es la que desde los bolsilibros originales inspirase esta crónica en viñetas.

barton_0008

barton_0004

barton_0010barton_0012

Cartógrafo y fotógrafo de la expedición fue don Fernando Cabedo, veterano en estas lides, minucioso, detallista, clasicote, de estética muy británica. Una excelente incursión hispana en los espacios siderales, tal vez no muy original en su gordoniano planteamiento, pero en toda caso más que digna de recuerdo y encomio: hace tanto ya que de los kioscos ibéricos no parte viaje alguno más allá de la estratosfera…

The Drums of Jeopardy

drums

THE DRUMS OF JEOPARDY. Director: George B. Seitz. Con Warner Oland, Mischa Auer, Clara Blandick, June Collyer. USA, 1931

Anda el ojo tan acostumbrado a catar fotograma que a menudo nada más empezar un filme ya sabe él solito si la experiencia va a merecer la pena. Aparece tras preciosos títulos de crédito un señor entre erlenmeyers y probetas, respirando vapores mefíticos, ataviado de lucida máscara de gas e instalado entre potentes aparatos de los que dan  chispazos y arcos góticos de los que tanto gusta cualquier científico que se precie: siendo como es de los años treinta, con semejante comienzo la película NUNCA puede ser mala!

vlcsnap-2014-04-25-09h00m05s12

Si además el rostro tras la máscara pertenece a Warner Oland, aquel emigrante sueco llegado a Norteamérica para vivir existencia de chino impostando a Fu Manchú o Charlie Chan, el interés del cinéfago está más que asegurado. No digamos cuando la cámara nos revela que el nombre del personaje es nada menos que Boris Karlov!!… un adicto como yo al cine de penumbra y telaraña no puede sino estremecerse de puro gusto.

vlcsnap-2014-04-25-08h58m19s229

Vive el buen doctor Karlov en la Rusia presoviética, y esa es la raíz de sus males: su cándida hija es burlada por un aristócrata calavera, lo que le conduce al suicidio. Karlov, muy enfadado como es natural, jura venganza sobre el culpable; como no sabe exactamente quién es, uno a uno irán muriendo todos los hombres del clan enemigo. Le ayuda en tal menester una maldición familiar de aquellas que solo las clases altas pueden permitirse, relacionada con las cuentas de un collar que señalan cada uno de los asesinatos. Plebeyos contra privilegiados de aquellos que pasan su vida en banquetes y francachelas vestidos de uniformes de chorrera y condecoración, su vida cambia cuando todos se ven obligados a abandonar Europa perseguidos por la furia bolchevique.

vlcsnap-2014-04-25-08h59m42s23

Es The Drums of Jeopardy magnífica serie B, policial de misterio y amenaza trufado de aromas góticos muy en la onda pulp de su momento, cuando inspectores y detectives daban cada dos por tres con enigmas sobrehumanos mientras recorrían callejas equívocas y mansiones encantadas según ordenaba la moda impuesta por el hoy olvidado Edgardo Wallace. Refinados crímenes, secuestros sádicos, gorros de piel de cosaco y un Mischa Auer con bigotillo y tímidos modales contribuyen a animar una acción de impecable ritmo, de aquellas que no dan tregua al agradecido espectador.

vlcsnap-2014-04-25-09h02m03s165

Cine hecho de noche y niebla, con una fotografía hermosa y una puesta en escena precisa y sombría a la que poco, muy poco puede reprochársele. El profesor Karlov deviene arquetípico mad doctor, fabricante de gases mortales en una guarida provista de calabozos privados y sótanos de los que se inundan de agua a voluntad. Gusta de aparecer con el rostro iluminado desde abajo , lo que es recurso dramático siempre de agradecer, mientras lanza a menudo estentóreas carcajadas que le aportan una grandeza en el mal muy superior a la conseguida en sus  anteriores encarnaciones como Fu Manchú (de las que ya les hablé AQUÍ). Filme ejemplar, puro festín de pronunciado sabor años treinta, de los que dejan aquel regusto tan agradable en el paladar de cualquier enamorado de lo que ustedes, pipiolos, gustan llamar viejuno… a poco que puedan háganse un favor y no se la pierdan!

vlcsnap-2014-04-25-09h01m25s42