El genio negro de Summers

summers

No es la primera vez que se lo digo: si por algo estoy contento de habitar este lugar que me ha tocado es por el sentido del humor negro, irreverente y descreído que constituye, como gustan decir los teóricos nacionales, hecho diferencial.

Reírse hasta de su sombra, poner en solfa todo y no creerse nada de puertas para dentro es de las pocas libertades que los habitantes de esta sufrida península han podido gozar a lo largo de su historia. Aunque sea por lo bajinis y sin que la autoridad competente se diera cuenta. Miren, miren qué bien la retrata nuestro invitado de hoy:

summers_0001

Fue don Manuel Summers eximio representante del humor negro y escéptico que tanto nos adorna. Director de cine capaz lo mismo de rozar el cielo con tres obritas maestras hoy casi secretas (La niña de luto, Juguetes rotos y Urtain, el Rey de la Selva o así) que de hundirse en abismos de atroz vulgaridad. Es el peligro que tiene el amor por lo popular, por lo espontáneo, por el lado salvaje de lo español.

summers_0003

summers_0004

summers_0005

summers_0011 summers_0015

Es la comicidad del artista en las páginas de aquel Hermano Lobo que tanta salsa brava aportase en el tardofranquismo un poco de taberna, de barra, de vinito compartido. Dicho sea con el mayor de los respetos, que soy persona que adora el ecosistema hostelero, devoto de mostradores y amigo de tertulias y francachelas. Humor que no conoce ni límite ni padre ni madre, del de antes de que la foránea peste de lo políticamente correcto infectase a las nuevas generaciones de españolitos, ahora tan deseosos de aparentar haberse deshecho del pelo de la dehesa.

summers_0002

summers_0010

summers_0006

summers_0016

summers_0007

No quiero ni pensar la de denuncias de toda clase de colectivos defensores del desfavorecido que le caerían hoy a don Manuel con esta manía que tiene de reírse feroz de nuestras roñas más íntimas. Con sorna, con amor y escepticismo, como debe ser. Que nunca fue acomodaticia la verdadera sabiduría. Lo que no está reñido con el disfrute, ya lo saben ustedes, y más cuando va de la mano de genios iconoclastas como el de este Manolo Summers grandioso y olvidado…

summers_0009

summers_0014

summers_0013

summers_0012

 

12 Respuestas a “El genio negro de Summers

  1. Alfonso Montaño

    Un comentario y una pregunta:
    El comentario: Recordar la película “Del rosa al amarillo” (con el fallecido hace un par de días Pedro Díez del Corral y la guapa Cristina Galbó), que junto con las que usted menciona constituyen la primera y mejor etapa de Summers; después su filmografía fue decayendo en genialidad.
    La pregunta: El chiste de la Verónica y la Santa Faz ¿fue publicado en vida de Franco?

  2. Pero cuánta mala uva y menudo ingenio con unos lapiceros…

  3. Oiga, querido abuelito, “Del Rosa Al Amarillo” (la peli, digo) tampoco está mal.
    Muy lejos de lo que vino después, ya en los 70’s y (para eterno oprobio, llanto y crujir de dientes) los 80’s. Siempre en cine, insisto.

    Es curioso. Cuando yo era crío (a principios de los 70’s) por casa de mis abuelos maternos circulaban números de Hermano Lobo y otras revistas en ese plan. Cosas de mi tío, que era un estudiante universitario jovenzano que hasta llegó a dejarse barba unos meses (le duró poco porque la novia -ahora su santa esposa, madre de sus hijos y abuela de sus nietos- le obligó a afeitársela, ejem). Hasta ese punto llegaba el sindiós y el yeyeísmo en la España de la época.

    Bueh… A lo que voy… De aquellas revistas y aquellas épocas recuerdo perfectamente las viñetas brutales y feroces de tres dibujantes: Chumy Chúmez (ya reseñado en este insigne desván), Summers y El Perich.
    Más bestias los dos primeros, más político el último. Pero los tres curiosamente “comprensibles” para un crío de siete u ocho años.

    Y es que, no nos engañemos, en este país mamábamos humor negro y estética salvaje “a lo Solana” casi desde la cuna, con la teta materna.

    Cosa que ahora no ocurre. Creo que el atavismo español del humor negro, la risa cruel y desencantada y el descreimiento bestia ya no existe. Como tampoco existe (apenas… salvo honrosas y preciadas excepciones) el viejo y entrañable humor absurdo español. Tan grande (y a veces tan negro) como el otro.

    • No existe en los medios, controlados por adláteres de la corrección política; pervive en las tabernas, donde no faltan los comentarios crueles y sarcásticos por más que constituya ya sólo residuo de lo que fue… La mal entendida buena educación nos lo ha matado…

  4. Cierto, venerable Abuelito. País de baldados y tullidos que don Manolo Summers retrató hasta la saciedad, soplara el viento de donde soplara. Por eso fue creador incómodo, sobre todo, para sí mismo.

    En el cine tuvo la mala suerte de acertar un pleno con “Adiós, cigüeña, adiós” y aquello cambió el rumbo de su carrera. Todavía hay un par de títulos merecedores de atención, en los que se produce un desfase entre los guiones, pergeñados con la complicidad de Chumy, y la realización: “Yo la vi primero” y “Mi mujer es muy decente, dentro de lo que cabe”.

    Coincido con usted en la selección filmográfica, aunque como aficionado al “Guerrero del antifaz” recordará también con agrado la primera parte de “Del rosa… al amarillo”.

    A esos tres títulos puede añadir también “El viejecito”, práctica de finde estudios en la Escuela de Cine y lo más próximo, junto a “La niña de luto”, que nunca hizo a su universo gráfico.

    Gracias por la antología, su nieto que bien le quiere

    • Nunca he podido ver los dos cortos que rodase Summers en la Escuela de Cine, que nombra en el libro del que están sacadas estas imágenes, “Los pecados del Summers”, de 1973. Bien que me gustaría.
      Fiado en su sabiduría y buen gusto, corro a buscar los dos títulos que nombra, que por prejuicio pensaba pertenecían a lo más desdeñable de su carrera.
      Y en efecto, Del rosa al amarillo es muy digna de recuerdo, pero para mi gusto no alcanza lñas cumbres de las otras tres nombradas, incluyendo ese monumento del Pop más bizarro que pergeñase por encargo con Urtain…

  5. gracias por recupera a Summers y posibilitar el buen rato de recordarlo

  6. Maravilloso, Abuelito. No conocía a este Summers, pero sin duda merece su lugar junto a Chumy Chumez y al gigantesco Don Miguel Gila, a quien, por cierto, bien le vendría una entrada en este Desván.

    Sólo dos comentarios más:
    Después de ver a estos autores ¿no se le ha ocurrido alguna vez que Gahan Wilson debería haber sido español?
    y
    ¿A nadie se le ha ocurrido aún ponerle globos y añadirles diálogos a los grabados de Goya? Me encantaría ver qué resulta (o resultó) de ello.

    Gracias, como siempre, por compartir estas cosas y mantener abierto este Desván tan necesario.

  7. Juan P. Rodríguez

    ¡Gracias por compartir estas viñetas de Summers, abuelito! Un cineasta que merecía mucho más reconocimiento del que tuvo.
    Por cierto, tampoco estaba tan mal “To er mundo e güeno”… Todavía no he podido borrar de mi mente como aquella ingenua mujer le metía el dedo por el culo a su perro porque se lo pedía un “agente de la ley”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s