Belphegor, el Fantasma del Louvre

belphegor 0

BELPHEGOR. Serie de televisión. Director: Claude Barma. Con Juliette Greco, René Dary, Francois Chaumette, Sylvie. Francia, 1965 

Estas últimas semanas han estado pasando en Canal Desván  una serie televisiva ejemplar que los más jovenzuelos entre ustedes, aquellos cuya infancia transcurrió en los años sesenta del pasado siglo, recuerdan sin duda con un eco de canguelo y de misterio, penúltimo avatar del folletín clásico -el último fue obra de Georges Franju, como pueden comprobar pinchando AQUÍ– retransmitido en España hacia 1966, anteayer como quien dice. Belphegor es obra en lo literario de don Arturo Bernède, folletinista canónico creador de otros héroes del género como el olvidado Judex.

vlcsnap-2014-03-24-17h24m50s187

Comienza la acción de este telefilme insólito, de más de cuatro horas de duración, en el marco de un París presentado como territorio feérico, donde una visita al Rastro conduce sin que se sepa muy bien cómo hasta el refugio de un anciano que atesora noticias insólitas de hechos inexplicables metiditos los recortes de prensa en latas de conserva precintadas: inmejorable prólogo para introducirnos en un mundo paralelo semejante al cotidiano, trascendido por el  misterio y prodigio.

vlcsnap-2014-03-24-17h15m42s74

Y es que a estas alturas ya deberían saber que en el universo del folletín toda apariencia es engaño y toda realidad prosaica posee una cara oculta que la desmiente. Así, desfilan en El Fantasma del Louvre una serie de personajes extraños en torno a un espectro negro, vacío, hierático y sin rostro que aparece por las noches en la sala del museo que alberga la estatua del olvidado dios Belphegor. Como es de rigor, el fantasma surge y se desvanece sin dejar rastro, matando de paso a algún que otro guardia nocturno y recibiendo como si tal cosa impactos de bala que le dejan tan pancho.

vlcsnap-2014-03-24-17h25m58s94

Noche encantada, sombras huidizas que convierten al recinto en mausoleo encantado poblado por divinidades muertas y hombres aterrados frente a una ciudad que mostrada en sus aspectos más realistas y cotidianos, los sótanos del Louvre albergan espacios insospechados donde los descendientes de los Rosacruces ejercen oscuros rituales encaminados a obtener el secreto de la piedra filosofal. Y es que la escultura de Belphegor, descubrimos poco a poco, está hecha del Metal de Paracelso, materia mágica empapada de misterio y radioactividad que solo los ojos del Fantasma son capaces de descubrir.

vlcsnap-2014-03-24-17h24m56s4

Espectro que no es sino marioneta en manos de una secta sin escrúpulos gobernada por Lady Gramófono, vieja solitaria jefa de bandidos y criminales víctima con el tiempo de su propia maldad. Un enamorado que duda entre dos mujeres, una señora de esas que llaman fatal encarnada por la musa existencialista Juliette Greco, un espectro de figura tenebrosa y rostro de cuero que pone los pelos de punta en cada una de sus contadas apariciones, un comisario de policía y un romance imposible jalonan canónicamente la acción.  

vlcsnap-2014-03-24-17h18m49s173

Escenas gloriosas, como las de Belphegor incandescente lanzando rayos por los ojos, alternan con vulgares pérdidas de tiempo encaminadas a dilatar sin más la acción, recurso y vicio habitual del género. Ciudad cotidiana contrapuesta a la realidad nocturna de crimen y misterio sobrenatural, vulgares calles comerciales cuyo reflejo inverso es ese subsuelo donde se ventilan secretos alquímicos y magias oscuras, muchachas que sometidas a rituales malignos devienen radares humanos capaces de catalizar la energía descubierta por los antiguos babilonios: feliz cúmulo de disparates narrados con parsimonia y frialdad, como si de un filme casi de Antonioni se tratara.

vlcsnap-2014-03-24-17h23m11s214

Largos diálogos, muy literarios, entorpecen algo un ritmo por lo demás impecable. Acción loca disfrazada de cuerda su devenir es lineal, sin ramificaciones: en este sentido son las series de hoy, con sus continuos cambios de escena, sus varios hilos argumentales simultáneos y sus distintas líneas de acción, mucho más folletinescas que Belphegor por paradójico que parezca. No en el tema, desde luego, pero sí en sus formas. Pequeño inconveniente, si se quiere, que no invalida la magia que hoy continúa trasmitiendo este serie modélica, testimonio de lo que pudo ser una televisión europea hija gloriosa de sus más estrambóticas raíces, antes de que la cosa esta de la globalización lo echara todo a perder…  

vlcsnap-2014-03-24-17h22m46s237

27 Respuestas a “Belphegor, el Fantasma del Louvre

  1. Está en castellano en algun sitio? Gracias

    • Que yo sepa no; estos ojos que se han de comer los gusanos la vieron bajada de la mula en italiano… que no es idioma difícil para nuestros hispánicos oídos. Y si e usted potentado y políglota, puede adquirirla en francés en Amazon en una bella edición en DVD…

  2. Conocía la serie gracias a un amigo, que tiene cierta debilidad por ella.
    Y tiene usted razón, don Abuelito, como de costumbre, cuando afirma que las series de hoy son más folletinescas que las de antaño. Ciertamente, un guión en el que sólo discurra una trama, está condenado a la papelera, sin remisión posible.
    Por cierto, el fantoche del primer fotograma me recuerda mucho al maquiavélico Salieri de “Amadeus”, cuando se travestía de espantajo para rendirle visita al cadAJCa vez más abatido Mozart.

    • Estructura convencional y trama folletinesca, justo al revés de la mayoría de las series de hoy día, de las que algunas -lo digo ahora que no me escucha nadie- me parecen obras maestras de la TV, superiores a cuanto hasta ahora se ha hecho… como se entere alguien de que veo cosas de hoy día estoy perdido…

      • Pues muy bien, que no me entere yo de que se pierde usted cosas como “True Detective”, sin ir más lejos…

      • No la he visto aún, aunque ya está en las tripas de mi ordenador esperando su turno… Soy de los que piensan que el gran cine de hoy se hace en la tele en forma de series, de las que vivimos una verdadera edad de oro que sería de lo más tonto perderse…

  3. Canela fina, Abuelito.

  4. No quiero ser yo el impenitente que trae a colación la horrísina modernidad a esta venerada casa de podredumbre y telas de araña, pero… ¿No es cierto que existe una cosa de esas llamadas “remake” en formato película de esta serie y que es -como no podía ser de otra forma- un despropósito y un ultraje a la entrañable memoria de este folletín?

    • Sí, protagonizado por una bella francesita, doña Sofía no sé qué… El caso es que el remake, sin alcanzar la atmósfera fatalista del original, no estaba mal… Se agradecía al menos que retornase a las fuentes primigenias, y para pasar una tarde era de lo más adecuado, aunque hay que decir que esa Máscara del faraón desfiguraba y simplificaba la trama original, revisión, que se dice ahora, más que remake en sentido estricto…

  5. Dios! Una serie mítica de mi infancia! Hace tiempo le dediqué un post un poco críptico: http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2011/11/el-mussol-i-el-fantasma-del-louvre.html

  6. José Luis Lorente

    Estimado ABUELITO: Gracias por traernos viejos y agradables recuerdos de aquellos años…Sí, yo vi los 4 capítulos (creo); no se sabía muy bien el por qué pasaban ciertas cosas,( esperábamos q se descubrieran en el último capítulo) y, mientras tanto TODO el mundo “disfrutábamos” las angustias y canguelos de la serie…La noche del final debió ser una de las de mínimo número de accidentes de coche, porque la gente estaba delante la TV…de ¡IMPRESIONANTE SORPRESA! es la sensación q yo experimenté cuando le levantan el velo a Belphegor y aparece el – para mí al menos – BELLO, SERENO y SENSUAL rostro de “la GRECO”…visto, claro, por un jovencete mocito como era yo entonces…¡Y ahora sigo pensando igual! – ¡Qué conste!….Saludos

    • Recuerdo que era serie muy popular, cosa que hoy sería impensable… claro que con un solo canal de televisión como teníamos entonces, la tarea se simplifica considerablemente…

  7. Se montó para que fuesen 13 capítulos, y se hizo un remake en dibujos animados. Léase el imprescindible enlace:
    http://carta-de-ajuste.blogspot.com.es/2012/12/belphegor-o-el-fantasma-del-louvre.html

    • Precisamente una de las cosas que reprocho a esta edición actual de la serie es que no han respetado la estructura de capítulos fundiéndolos todos en un continuo que impide saber cuando acaba uno y empieza otro. Desconocía que fueran trece, me voy ahora mismo a ver esa página que usted recomienda, don Alfonso!

  8. Tengo una duda: la serie, ¿la ha visto usted en versión original o ha tenido acceso a la versión doblada?

  9. Hubo en torno al año 2000 una película sobre esto de Belphegor, un remake, vamos… Aunque creo recordar que el dios egipcio lo cambiaban por un supuesto dios celta. No pondría la mano en el fuego, porque la debí ver por esas fechas… Que era una filfa sí lo recuerdo con mayor claridad.

  10. Abuelito y amigos,realmente el argumento de esta historia anticipa una delicia sin igual! y eso de la radioactividad descubierta por civilizaciones antiguas,cuanto jugo ha dado desde” La maldición de la momia” espero poder conseguirla porque las imágenes se ven fascinantes Por cierto Abuelito su sabiduría no le engaña cuando sospecha que las series de hoy son mas folletinescas,si bien continúan los temas de los seriales antiguos,no se si ha visto” Walking dead,”sobre el viejo tema de los zombies,Algunas de estas series nuevas,si están bastante bien elaboradas,otras no pueden competir con el encanto de las del siglo pasado.A veces hasta el blanco y negro ayuda a la atmosfera encantada.

    • No vi los Walking Dead, pero estoy abonado, aunque esté feo decirlo, a multitud de series modernas donde reside hoy, estoy convencido, el GRAN cine que tiempo ha huyó de las salas: Breaking Bad, Los Soprano, Carnivale, Roma, Sherlock (la británica), Downton Abbey, Dr. Who y hasta Treme, The wire y un sinfín más. Es formato que me gusta mucho y que recoge en los mejores casos el viejo espíritu de la narración por entregas, esa que tanto nos fascina…

  11. Una auténtica delicia de serie.
    Yo no la vi en su día en la tele (en 1966 acababa de nacer, ejem) pero me hice con el DVD gabacho hace unos meses.
    Y sí… Es una joyica.

    Nuestros primos franceses aún crearon otra serie, unos años después (en 1971) que jugaba con el fantastique desde otro punto de vista. En lugar del folletín, usaban recursos del cuento breve y del “detective de lo oculto-sobrenatural” al estilo del John Silence de Blackwood, el Carnacki de Hodgson o el Harry Dickson de Jean Ray. La serie se titulaba “La Brigade Des Malefices”.
    Desgraciadamente, 1971 no era 1965 y, quizás por eso (por la estética diferente, por la ingenuidad perdida, por el punto setentero), aun siendo una cosa notable no resiste la comparación con Belphegor.

    Muchísimas gracias, Abuelito.

    • Aunque desde luego comparto su apreciación de que 1971 no es 1965 (el año en que murió la ingenuidad) bien me gustaría conocer esas serie de la Brigada de los maleficios; lástima que el total desconocimiento de la lengua de Moliere -entre otras cosas- me lo impida… y gracias a usted, señor Ente, por comentarios tan precisos y amables con este anciano…

  12. ABU: DE MUCHO INTERÉS, CREO (POR LO CONEXO):

    “Viejo Cine en episodios” / Carlos Fernández Cuenca / Ediciones Rialto / Madrid, 1943

    INDEXACIÓN:
    Dedicatoria || Evocación sentimental || La polémica fue francoamericana || Los profetas (El francés Georges Mélies; El americano D.W. Griffith) || París, 1908. Nueva York, 1912 (Na-cimiento de las aventuras en episodios; Del pirata Morgan a Nick Winter; Una idea perio-dística americana; Aparición de Ruth Roland) || Bajo el signo de Fantomas (Esplendor y gloria de Louis Feuillade; Rocambole contra Fantomas) || Descubrimientos americanos (Las aventuras de Catalina; Primeros pasos de Lucille Love y el conde Hugo; El robo del mi-llón de dólares) || El ciclo de Los misterios de Nueva York (Nacimiento de Perla Blanca; Los misterios de Nueva York; De Louis Gasnier a George B. Seitz) || La maravillosa misión de Judex (Ingenio y espanto de Los Vampiros; La sorpresa de Judex; Las ocho épocas de El conde de Montecristo) || La escuela italiana (Tanteos preliminares; La obra de Emilio Ghione; Recordatorio esencial) || Lluvia de episodios americanos (El género se afirma; Tres figuras notables; Títulos y más títulos) || Aportaciones alemanas e inglesas (La labor del matrimonio May; Dos realizadores ilustres; Harry Piel y otros audaces; Cuando Ultus vino de Inglaterra) || El cuarto a espadas español (Las primeras salidas; El encanto de la concu-rrencia; Dos españoladas) || La segunda etapa francesa (Después de la guerra; Las nuevas obras de Louis Feuillade; La Société des Ciné-romans; Variaciones sobre lo mismo; Excep-ciones significativas) || Epílogo (Muerte y resurrección)

    (JC)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s