Tarzán en Argentina

tarzán_0005

¡Estoy, nietales, que no quepo en mí de gozo! La mayoría de ustedes sabrán de la devoción que entre estas cuatro paredes se siente por Tarzán, la feliz creación de don Edgardo R. Burroughs. Mito ingenuo, sincero, simple como un botijo y para algunos antipático, no puedo evitar caer en las redes de su fascinación. La selva de juguete trufada de fieras, salvajes y civilizaciones perdidas se incorporó desde bien temprano a mi ADN y frecuentarla de la mano del más famoso Hombre Mono me proporciona invariablemente un gusto primordial.

tarzán_0001

 tarzán_0004

tarzán_0011

Portada Bosque

Devoradas paso a paso las veinticuatro novelas originales, archiconocidos los tebeos de Foster y del último clásico, Russ Manning; frecuentadas las viriles versiones gráficas del señor Kubert, solo me quedaba por saborear, ay, las versiones apócrifas del personaje realizadas en la Argentina de los años treinta y editadas por la célebre casa  bajo el fantasmagórico sello de J. C. Rovira, responsable de tantísimos títulos apetecibles en aquella otra orilla del charco. Los rumores apuntaban a que su calidad y sentido de la maravilla poco tenían que envidiar al del señor Burroughs, mas la dificultad de acceder a ellos y los altísimos precios que solicitan habitualmente los chupasangres habían provocado que, perdida toda esperanza, mis ansias de conocimiento fuesen a dar al pozo de los deseos marchitos.

tarzán_0008

tarzán_0009

P-2(1)

tarzán_0007

Obra son, al parecer, del escritor Alfonso Quintana, que figuraba como traductor; numerosas, se dividen en varias series pobladas por cíclopes, árboles devoradores, caníbales varios, faraones extraviados y otra de la fauna habitual de la tan querida África de mentiras. Pinchando AQUÍ encontrará el curioso amplia información de la mano del supersabio argentino don Carlos Abraham, harto más versado que yo en la materia.

La cosa es, y de ahí el motivo de mi alegría, que las novelas de marras están siendo editadas en España desde el año pasado (¡¡y yo sin enterarme!!) en precioso formato, con las bellas cubiertas a tres tintas originales de Mendía y un texto repicado limpio y claro que hasta mis cansados ojos leen sin dificultad. Don Jorge Tarancón, ese inigualable  heraldo del pulp custodio de tesoros inmensos que del modo más generoso pone al alcance de los vulgares mortales, se encarga de editarlos y distribuirlos, lo que le aproxima a ojos de este anciano a la Santidad… y para colmo a un precio más que popular, acorde con  tiempos tan menguados como estos!!. No sé lo que harán ustedes, yo pienso pasar esta Semana de Pasión junto al Tarzán porteño. Ávido estoy de contarles como irá esta peripecia…

PORTADA 06

tarzán_0012

tarzán_0010

14 Respuestas a “Tarzán en Argentina

  1. Para hacerse con estos tesoros inapreciables a precio de risa, basta con que vayan a http://www.todocoleccion.net y en el buscador pongan “Últimas aventuras de Tarzán de los Monos”. Doce llevan editadas… ¡¡Venga, rápido, que se agotan…!!

  2. Con su permiso, Abuelito, comparto esta información, hasta ahora ignota, y que gracias a usted tenemos, en el Foro sobre Tarzán, donde escribe su también seguidor Señor Ogro.
    http://www.ojodepez-fanzine.net/latiacomforo/viewtopic.php?t=5453&postdays=0&postorder=asc&start=90&sid=42daaaf73e84596744466f955b60ca56

  3. Que alegría ver en la pagina un tarzan de mi patria,Abuelito! le dire que por aquí siempre se tuvo un entrañable amor por este personaje en la década del cincuenta existio un programa radial auspiciado por el chocolate Toddy llamado “tarzan de la jungla” que fue un éxito absoluto,recordado con nostalgia por generaciones,seguramente mi sabio compatriota Abraham lo conoce muy bien,Su estrella infantil Tarzanito,es decir el hijo de Tarzan logro una popularidad inmensa,generando clubes de Tarzanitos en toda Argentina,Uruguay,Chile y Paraguay,el programa era emitido por radio Splendid,comenzo de quince minutos pero se extendió ante las miles de cartas que le llegaban,fue pasado además a las 18 horas y no a las 17 como al prinicipio,para que los chicos que llegaban de la escuela pudieran escucharlo,(no había móviles en esa época),era lo mas tradicional llegar de la escuela y tomar la merienda escuchando al tarzan

  4. Pues no está nada mal esa portada de “Tarzán en el valle de la muerte”. Muy apropiado en estas fechas de Semana Santa ver un Tarzán que muere y resucita.
    Me ha gustado mucho la entrada anterior sobre Summers, personalísimo autor al que le tocó la difícil tarea de dirigir “La codorniz” en sus horas bajas. “La niña de luto” es una película antológica, lástima que su cine derivó hacia el humor facilón de cámaras ocultas.
    Saludos. Borgo.

    • Muerte y resurrección casi divinas, en efecto… “La niña de luto” es esperpento puro, y lo genial es que lo logra Summers más sacando la cámara a la calle y retratando tipos singulares -e indudablemente carpetovetónicos- que construyendo diálogos más artificiales para ser interpretados por secundarios profesionales. Esperpento-verité, como quien dice…

  5. Un acierto, don Abuelito, publicitar aquí el trabajo del incansable señor Tarancón. Gentes como él tendrían que estar al frente de algún departamento editorial de renombre, pero, cosas de nuestra piel de toro, el buen hombre se las ve y se las desea para sacar adelante sus proyectos. Que le producen, de eso no me cabe duda, más quebraderos y gastos que satisfacciones y beneficios (¿he dicho beneficios? Perdone, pero se me escapa la risa floja). Por suerte para los aficionados,por las venas de Tarancón no corre sangre, sino tinta, y eso que salimos ganando todos. Gracias a él, los aficionados tienen acceso a toda una larga serie de títulos vedados al gran público y reservado sólo para los muy, pero que muy pudientes. En otro lugar, este hombre tendría un monumento. A ver si algún día merecemos ofrecérselo. Sin duda él si que lo merece.
    Mientras tanto, aprovechemos sus aportaciones y dejemos constancia de nuestro agradecimiento. ¡Qué menos!

    • Todas estas cosas, como el Desván mismo, se realizan por amor y no por sacar provecho material; de ahí su grandísimo interés, su sinceridad y su contagiosa pasión… Tarancón bien lo sabe y así lo practica…¡Chapeau!

  6. Estimado Abuelito: me tomo el atrevimiento de corregirle un dato. En realidad, los Tarzanes apócrifos fueron publicados por Tor. La editorial Rovira era simplemente un sello fantasma creado por Tor, con el fin de no pagar derechos de autor.

    • Gracias por su precisión, don Carlos, corrijo la entrada… He leído los cuatro primeros títulos y he de decir que la serie gana a cada entrega: si en el primero la ciudad de los cíclopes remitía muy directamente a Burroughs, el crescendo bizarro iniciado en el segundo con los árboles devoradores de hombres se supera en el tercero, con esas huestes de gorilas hambrientas de sexo humano y esos engendros mitad hombre mitad antropoide… Un delirio que da nueva vuelta de tuerca cuando en el cuarto aparece un hipnotizador con turbante y un sabio loco creador de hombres artificiales en plena selva. Estilo tosco pero eficaz, sobrado de paja pero sabroso en ocurrencias y felices disparates, como me gusta a mí…

  7. El incio del programa radial de Tarzan en argentina puede oirse aquí:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s