Sangriento TBO

en principio fue la sangre_0013

En principio fue la sangre. No hay cosa que salga del caletre de un humano que no haya de ser fundada sobre la sangre. Patrias, religiones, epopeyas, nuevas ciudades, heroísmos, revoluciones, conquistas, banderas o cantares de ciego: sin sangre no son nada. Así que no es de extrañar que su derramamiento sea consustancial al concepto de aventura, y como tal se muestre generoso en todas sus manifestaciones. Sin violencia contra el prójimo no hay relato genérico, qué le vamos a hacer; una gran verdad que han aplicado cuantos cultivadores de los medios de masas en el mundo han sido.

en principio fue la sangre_0014 No cabe extrañarse, pues, que tal ocurra en una publicación siempre tenida por epítome de inocencia como es el TBO. Por lo menos en sus años iniciales, cuando visto el éxito del semanario nacido en 1917, la casa lanzaba a su arrimo nuevas cabeceras como esta que les traigo hoy por aquí, primeros cuadernos de aventuras nacionales, modestos y llenos de toscas emociones: las Historias y cuentos de TBO. Hacia 1919 aparecieron estas tempranas trasposiciones en imágenes de los universos del cuento, el folletín y el romance de sangre e hígados.  

en principio fue la sangre_0007

en principio fue la sangre_0002

Apuñalamientos, gentes quemadas vivas, niñas humilladas, tiros en la sien, crímenes sin reparo ni tino alguno, azotes, decapitamientos, espadas que hunden cráneos y sangre derramada profusamente. De nada falta en estos primitivos tebeos, que con los niños de entonces no se tenía tanto remilgo como con los de ahora, insertos en artificial burbuja de dulzor de la que se despierta de golpe y porrazo en la adolescencia con el consiguiente desconcierto.

Arte sincero, primitivo, verdadero. Complázcanse en mirar bien las imágenes, que no son de las que se ven todos los días.

en principio fue la sangre_0005

en principio fue la sangre_0016

en principio fue la sangre_0006

en principio fue la sangre_0008

en principio fue la sangre_0009

en principio fue la sangre_0010

en principio fue la sangre_0003

en principio fue la sangre_0004

De la épica de la matanza a la violencia muy española del tiro de escopeta y el despanzurramiento rural, pasando por la guerra contra el moro, esa constante que hace tantos siglos nos acompaña como perro tirano y fiel.

Ignoro el nombre del autor de la mayoría de los dibujos -estos dos últimos de arriba son del grandísimo Manuel Urda-, que firma con una especie de M invertida, o con una W doble tal vez. Seguro que entre ustedes hay algún sabio capaz de desvelar el enigma…

en principio fue la sangre_0011

en principio fue la sangre

en principio fue la sangre_0012

17 Respuestas a “Sangriento TBO

  1. “Cegado por la cólera…” ¡Qué viñetas más entreñables y que manera de presentar la sangre sin ningún tipo de coagulante!

    • Nada de salsa de tomate: sangre de la que corre por las venas… Otro día sacaré, de esta colección, numerosos ejemplos de la violencia ejercida por el Poder: ejecuciones, azotes, abusos y demás, que también se mostraron prolíficos…

  2. ¡Viva la truculencia de los papeles viejunos! Quién lo diría… el entrañable TBO… ¡Increíble descubrimiento Abuelito!

  3. Alfonso Montaño

    Manuel Urda firmaba en sus inicios con una “U” ornamentada, que variaba de una historieta a otra, dando a veces la apariencia de “M” invertida, o de “W”. El enigma lo desvela Taula en su blog, que aconsejo visitar: http://elblogdelrincondetaula.blogspot.com.es/2007/09/cuando-manuel-urda-firmaba-con-u.html
    En la siguiente imagen, de una historieta de Urda publicada en el nº 32 de la revista KI-KI-RI-KI de 1926, se observa una evolución de esa “U”, rarísima:

    • Muy interesante el blog del sabio Platel, mas creo que las ilustraciones que traigo hoy, quitadas las que corresponden a “Los talismanes” no son de Urda… Fíjese bien, don Alfonso, en la diferencia de trazo de las imágenes de esa historieta -línea firme, clara, definida de una sola vez- con las otras, mucho más inseguras y vacilantes. Por otra parte, en algunas cubiertas se distingue una “M” inequívoca, mayúscula y enmarcada, distinta de la estilizada “U” de don Manuel Urda… El enigma sigue, pues; habría de intervenir la voz de los Supercicutas -el sabio don Jesús Cuadrado en este caso- para que de una vez saliésemos de dudas, me temo…
      No sabe cuánto agradezco poder discutir amigablemente de estos temas con alguien como usted… Nimiedades que nos apasionan, sin que por ello lleguemos a estar del todo enajenados…

  4. ¡Impresionante, maravilloso, espectacular…!

    No recordaba estas aventuras del… ¡TBO! No hay la más mínima concesión ni en las historias, ni en las escenas, ni en el trazo… ¡Todo es desgarrador!

    • No es raro que no las recuerde usted, jovenzuelo March, pues dejaron de publicarse en los primeros años veinte, una era que solo los más ancianos tuvimos el privilegio de vivir… aunque cuando leo algunas de las notas de su vivificante blog hasta pienso que es usted casi casi tan viejo como yo…

      • ¡Empiezo a pintar canas, Abuelito! De finales de los 50 vengo. Cuando decía que no los recordaba no era por haberlos vivido en su tiempo sino porque no estaban en el monumental deván que fue la casa de mi abuelo materno, el March que ondea en mi nombre. No le diré que pasó con ese desván porque nos echaríamos a llorar los dos.

      • No me hable de ese desván, don Enric, que si ha corrido la suerte de tantos y tantos otros, es como para echarse a llorar, desde luego: así nos va hoy… qué desastre!

  5. …maravillas…el tebeo en plena arborescéncia, de cuando aún no existian los insecticidas ni las podas mentales…y Urda, uno de los dioses del Olimpo indígena…bien se acordará, Abuelito, que usted por entonces andaba en pantalón corto y apedreaba tranvías…y, para mi, la M, era algo tan sencillo como que decía Manuel…

    • Los tranvías, ese primer heraldo de los horrores que después vendrían, cómo no apedrearlos… Con la “M” le digo lo mismo que a don Alfonso: fíjese bien, usted que es Urdófilo, y verá como el trazo no es el mismo que en la historieta de “Los talismanes” (publicada antes que las otras, por cierto)…

  6. ¿De qué color era la sangre,roja o negra?.¿Era negra por ser un TBO en blanco y negro o también imperaba la misma censura que en EEUU donde no se podía mostrar la sangre roja y se teñía de negro?.

  7. Roja, bien roja cuando el segundo color del cuaderno era este; por entonces aquí no había reglamentación alguna para las publicaciones de historietas…

  8. EL LORO JUSTICIERO, portada e interior de Ernesto Pérez Donaz.
    EL CASTILLO DE LA MUERTE, portada de M o W. Estoy casi seguro que es José de Mena alias Yorik. El dibujo interior es de Manuel Urda.
    EL MEDALLÓN DE LA SUERTE, portada e interior de José de Mena alias Yorik.
    EL MILAGRO DE LAS ONZAS, portada e interior de José de Mena alias Yorik.
    LOS TALISMANES, portada e interior de Manuel Urda.
    LA CARTA DEL SOLDADO, portada e interior de José de Mena alias Yorik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s