Ingleses excéntricos

0 skipper

Siempre me gustaron los ingleses. A ver si me entienden: no me refiero a los políticos, las damas de hierro, los militares o los hinchas de fútbol. Ni mucho menos a la moral puritana e hipocritona, ni ese cutis tan blancuzco y mantecoso. Amo las ficciones británicas, y amo sobre todo ese respeto y ese aprecio que seres tan convencionales han mostrado siempre por sus excéntricos. Que como ustedes sabrán y bien demostró Doña Edith Sitwell, son pródigos a lo largo de su historia.  

skipper 37skipper 11

skipper 8

skipper 30

skipper 28 steel claw

Mi primer contacto con la excentricidad inglesa fueron los tebeos de IPC-Fleetway que por aquí trajo en cochambrosas condiciones ediciones Vértice. Ya se acuerdan: un gorila gigante mecánico e irascible llamado Mytek; un señor que esculpía en cera a fantásticos asesinos y les daba vida; un superhéroe plenamente gótico, orejudo como un gnomo y más feo que Picio; un caballero manco con prótesis metálica y gusto por los calambrazos; dos hermanos semi salvajes vestidos como trogloditas que pulverizan todos los records deportivos; un bicharraco extraterrestre que lo mismo es colosal que diminuto, de boca grande como un buzón; un robot sheriff de un pueblo del Oeste; un Barón Rojo que comanda murciélagos gigantes en la Primera Guerra Mundial… Un plantel de héroes bizarros que llenan los sesenta dinamitando cualquier concesión a la realidad.

skipper 4

skipper 12

skipper 5

skipper 44

Más de una vez me pregunté si semejante despliegue de absurdos y gloriosas tontunas era cosa de una chispa espontánea o respondía a alguna tradición de la que por estos lares no teníamos ni idea. La respuesta está aquí, en esta serie de inigualables imágenes encontradas en ese infinito Desván que es la Red. Se trata de una revista de relatos ilustrados, que no tebeos, editada en los treinta y los cuarenta, The Skipper se llama. De temática absolutamente impagable, como ven: superhéroes viejunos que parecen el muñeco de Michelin, monos que conocen su buenaventura, robots cabecicubos que salen de las aguas, estatuas animadas, vaqueros blindados, vikingos sobre cetáceos… Aquellos mil y un disparates de las Selecciones Vértice tenían, pues, antepasados: sus creadores fueron amamantados con estas fantasías. ¿Cómo iban a salir de otra manera?

skipper 7

skipper 17

skipper 16

skipper 9

Imágenes maravillosas, desde aquí pido perdón al señor que las colgara en un Flickr porque anciano y medio gagá como estoy, no recuerdo quién era para darle las gracias como corresponde…. ¡Que no! ¡Que ya lo he encontradoooo! Así que, don Everton Kelly, muchas gracias; y ustedes si quieren ver galerías de tebeos británicos de toda laya hasta que se les caigan los ojos, no duden en asomarse aquí:  http://www.flickr.com/photos/10440696@N02/sets/  ¡Ya verán qué ganas les entra a todos de haber nacido ingleses…!

18 Respuestas a “Ingleses excéntricos

  1. Realmente impresionante, Abuelito… ¡Esto de Skipper no lo conocía yo! Y en efecto, parecen los papás de las historias y personajes de IPC…

    • En efecto, hasta puede ver usted a la estatua animada de un troyano que se enfrentaba con Mytek; por fechas, estas fueron las lecturas del niño loco Tom Tully, que regurgitó pródigo en increíbles creaciones… que le son tan familiares como a mí, me temo ¡Aieeeee!!

  2. Grandioso! como recuerda todo (años 30 obligan) a los delirios españoles de Cañellas Casals y similares!. Y que bonito, abuelo, ponernos bajo la advocación de santa Edith Sitwell: hay cosas que no las podemos encontrar más que en el Desván,

    • Dame Edith Sitwell siempre tendrá un lugar en nuestro corazón; su biblia de los excéntricos es inagotable, de esos libros al que se puede volver en cualquier momento. Una santa de esta casa, como usted bien señala!

  3. Pues hay a quienes los cutis blancuzcos y mantecosos nos parecen lo más, Abuelito.

    Por lo demás, qué gran hallazgo. Dan ganas de hojear estas fantásticas revistas, y de disfrutar al menos alguno de sus relatos, que hay cada portada de volverse loco…

    • Ay, de gustos no hay escrito, no se me moleste por favor don Luis… Quién fuese británico, ya le digo, para buscar en todos los rastros esta revista bizarra como no hay dos… Esos británicos sí que saben explotar su propia tradición y su propio potencial, qué demonios!

  4. Fantástico una vez más aunque sea de la pérfida albión!

  5. Y, claro, estas publicaciones, a su vez, tenían un antecedente, ¿no es así?: las gloriosas penny dreadful del XIX, que fueron hogar de tanto vampiro y tanto horror hijo de aquellas brumas.

    Gracias, Abuelito, por mantener este blog, sigue siendo un oasis entre tanta frialdad descartable. Un saludo desde el fin del mundo.

    • Exacto. Son hijas de los penny dreadfuls; hace poco tuve ocasión de leer algunos fragmentos de estos últimos en la revista del pulp Barsoom: me encantaron Los misterios de Londres (no el de Feval) y Sweeny Todd, sobre todo, y me entraron aún más ganas de que alguien se decida a sacar, preferiblemente por entregas, Varney el vampiro…

      • Totalmente de acuerdo, Abuelito, a mí también me crecen los colmillos ante la ilusión de poder hincarle el diente a “Varney”, por más que tenga 220 capítulos. Hasta donde yo sé, hay sólo cuatro páginas traducidas, que aparecen en la completísima “Vampiria, de Polidori a Lovecraft”, una antología crítica de Ricardo Ibarlucía y Valeria Castelló-Joubert que sacó en su momento la editorial Adriana Hidalgo. Esas cuatro paginitas dejan con ganas de más (“La figura da media vuelta y la luz cae sobre su cara. Es perfectamente blanca y exanrüe. Sus ojos son como de lata pulida, los labio están retraídos, y el rasgo principal, después de esos ojos inhumanos, son los dientes; dientes de un aspecto atroz, que se proyectan como los de un animal salvaje, blancos, brillosos, repugnantes, con forma de colmillos”) y ni hablar del dato de que, entre otras Rymer escribió una novela que se llama “Don César de Bazán. Una novela de España” (1845). ¡Cómo es que nadie tradujo eso aún!

  6. magnífico….

  7. No cabe una entrada más bizarra que ésta. Estoy por creer que el dibujante de las excéntricas portadas las compuso así pensando en que alguna vez iban a ser exhibidas en el Desván del Abuelito, setentaitaitantos años ha. Gracias, gracias a usted y al señor Kelly.

    • Es que mi sensibilidad, se ve, se forjó en segunda instancia con lo británico. De crío adoraba los tebeos de IPC, Conan Doyle, Rider Haggard, el Capitán Gilson, el Inspector Dan y cualquier cosa que oliera a aventura colonial. Amores, me temo, de los que no se desprende uno así como así, ni ganas, desde luego. Eso de la insularidad, no hay duda, confiere carácter…

  8. Me parece un post de lo más adecuado para limar asperezas con los británicos, espectaculares portadas, me quedo con las de los vikingos macarras y los robots surgidos de las profundidades del mar buscando un hueco en la playa de Gandía (una cosa es madrugar para pillar sitio y otra bien diferente llegar a eso extremos…)

  9. Impagables esos monos aplicando disciplina inglesa a los colegiales con las varitas de fresno. Muy inglés!

  10. No me importa lo que haya dentro,las portadas en sí ya valen lo que no está escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s